" Hervás con sus castañares recoletos en la falda de la sierra, que hace espalda de Castilla, tus telares reliquias de economía medieval que el siglo abroga, y en un rincón la sinagoga en la que la grey se reunía, que hoy añora la verdura de España, la que regara con su lloro, -de él no avara- el Zaguán de Extremadura"
(Miguel de Unamuno)


Os invito a que emprendamos juntos un viaje gracias al cual esperamos llegar a conocer mejor el Barrio Judío de Hervás y su patrimonio histórico y cultural en general. Porque sólo protegemos lo que amamos, y sólo amamos lo que conocemos.

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

jueves, 17 de septiembre de 2009

LENTEJAS DE ESAÚ

Exquisitas y sanísimas. Después de haberlas probado, uno comprende que Esaú le vendiese su primogenitura a Jacob a cambio de un plato de lentejas.

INGREDIENTES (para 2 personas)

150 gr. de lentejas
150 gr. de carne picada
2 cebollas medianas
1 zanahoria mediana
una ramita de apio
1 taza de salsa de tomate (preferentemente frito en casa)
aceite de oliva
pimienta negra molida
sal

PREPARACIÓN

Dejamos las lentejas a remojo durante una noche. Antes de empezar a preparar el plato, las escurrimos y reservamos.
Cortamos en juliana fina las cebollas, zanahoria y apio (al que quitaremos cuidadosamente las hebras). Sofreímos someramente los vegetales con una pizca de sal en una cacerola con aceite de oliva. Añadimos al sofrito la carne picada (puede ser sólo de vacuno, pero yo no renuncio a introducir un tercio de carne porcina: el toque maestro, como cuando preparáis lasagne alla bolognese) y removemos unos segundos. Apenas la carne deje de parecer cruda, vertemos las lentejas en la cacerola y añadimos la salsa de tomate, una pizca de pimienta negra y abundante agua.
Dejamos cocer lentamente hasta que las lentejas estén en su punto y el caldo se haya concentrado.


ADVERTENCIAS

En la última fase de la cocción conviene remover frecuentemente para que las lentejas no se peguen al fondo de la cacerola y acaben quemándose. El riesgo de que esto suceda lógicamente aumenta a medida que el agua de la cocción se evapora y el caldo se concentra.

VARIANTES
Muchos prefieren no añadir toda la carne a la cazuela desde que comenzamos a preparar el plato. La otra posibilidad consiste en utilizar la mitad de la carne picada para hacer pequeñas albóndigas que añadimos sólo cuando la cocción está finalizando.

4 comentarios:

  1. Nunca hubiera dicho que las lentejas de Esaú serían así. Más bien me las imaginaba poco aliñadas y cubiertas por el polvo del desierto. Sabía mucho el Jacob este...
    La verdad es que tienen muy buena pinta las joías lentejas estas.

    ResponderEliminar
  2. Hola Salomé: leyendo la receta de este plato sefardí me he quedado con la duda de saber qué tipo de carne hay que poner y qué cantidad: ¿cordero, buey, pollo,...? Feliz año nuevo: Juan

    ResponderEliminar
  3. Hombre, con los buenos alimentos que tenemos en la tierra, mucho desperdicio sería echarles arena. Vale que hay que ahorrar, pero sin pasarse. Pues mejor sabrán, las joías lentejas estas. Tú prueba a hacerlas en casa y ya verás.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. Qué despiste. Muchas gracias, Joan, por hacérmelo notar. En principio se trataría de bovino, pero el cerdito deja un saborcito tan especial... Los 150 gr son ligeramente abundantes: mejor que sobre que no que falte.
    Feliz año también para ti. Que haya en él mucha y buena cocina.

    ResponderEliminar