" Hervás con sus castañares recoletos en la falda de la sierra, que hace espalda de Castilla, tus telares reliquias de economía medieval que el siglo abroga, y en un rincón la sinagoga en la que la grey se reunía, que hoy añora la verdura de España, la que regara con su lloro, -de él no avara- el Zaguán de Extremadura"
(Miguel de Unamuno)


Os invito a que emprendamos juntos un viaje gracias al cual esperamos llegar a conocer mejor el Barrio Judío de Hervás y su patrimonio histórico y cultural en general. Porque sólo protegemos lo que amamos, y sólo amamos lo que conocemos.

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

sábado, 4 de febrero de 2012

MENUDA JETA

Hoy nos vamos a centrar en un plato muy acorde con los tiempos (lo digo, claro está, por eso de que andamos en periodo de matanza y porque es un plato baratito, más que por abrir un debate sobre la dudosa moralidad del siglo), la CARETA DE CERDO A LA BRASA. Hasta hace bien poco fue, muy probablemente, uno de los platos más típicos de Hervás, uno de los que más se pedía en los mesones. Actualmente ya raramente la sirven. De hecho ahora el único lugar que se me viene a la cabeza es uno de esos pocos de siempre que aún sobrevive sin apenas cambios. No daré el nombre para no favorecer a nadie, pero está casi en frente de la casa de mi tía Constancia...
La jeta es un plato sabroso y rico en gelatinas, que de paso nos vendrán muy bien para los cartílagos, tendones y ligamentos. Preparada al fuego, en barbacoa o chimenea, tiene también la virtud de devolvernos sabores del pasado.
Dado de que los cerdos suelen tener una pelambrera bastante hirsuta, conviene quemar la jeta antes de cocinarla. El procedimiento se puede efectuar en una cocina de gas y consiste en acercar la pieza por el lado de la corteza a la llama hasta que los pelos se quemen. Si la pelambrera es abundante y han quedado muchos residuos, se puede rascar después los puntos negros resultantes con una navaja.
La jeta se cocina entera. Nos limitamos a efectuar unos cortes diagonales a lo largo de toda ella por la parte trasera, es decir la contraria a la corteza. Primero se hace en un sentido y luego en el otro, de modo que obtenemos una malla de cortes que marcan rombos en la pieza.
Echamos sal (hay quien la prefiere gorda) y colocamos sobre la parrilla. Evidentemente hay que esperar a que el fuego esté bajo. En caso contrario la careta podría quemarse. Además hay que tener en cuenta que con el calor irá perdiendo goterones de grasa que pueden hacer salir llamas ocasionalmente. Por lo tanto conviene vigilarla de cerca. Lo suyo sería sacarla cuando la piel esté bien crujiente.
Después de cocinada es cuando se procede a cortarla. Normalmente os la servirán con unas tijeras para que lo hagáis más cómodamente.

Fragmento de Proverbios Holandeses, de Bruegel

Para escuchar a Luis Eduardo Aute interpetando Siglo XXI.

13 comentarios:

  1. ¡Madre mía! Dónde encuentro yo ahora una careta de cerdo. Esta noche no duermo.

    ResponderEliminar
  2. No sé si te das cuenta, querido Alberto, pero la frase es bastante equívoca... Menos mal que, siendo ambos de la tierra, no nos queda duda de que lo más bonito del universo es el cerdo. Besos.

    ResponderEliminar
  3. Que razon tienes Salome.Dime algo feo del cerdo...anda, dimelo¡¡. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que reconocer, querido Paco, que cuando están sin cocinar a veces huelen un poquillo... Pero una vez preparados se les perdona todo, pobrecitos. Besos.

      Eliminar
  4. Nunca he tenido el gusto de probarla, aunque he de decir que tiene muy buena pinta. Yo creo que nunca probé nada procedente del cerdo que no me gustase. Aquí en Asturias la veo para vender en muchos establecimientos bastante a menudo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Del cerdo, querido Xurde, hasta los andares. Prueba y verás. Besos.

      Eliminar
  5. Creo que el lugar que no quieres mencionar de Hervás que aun hacen la careta es la V... B....,cada vez que voy por alli,suelo comer en este lugar.Del cerdo esta bueno hasta los andares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no, querido José María, pero anda muy cerca... Ahora seguro que caes. Besos.

      Eliminar
  6. A mi me hace gracia eso de, careta de cerdo... Supongo que es lo que aquí llamamos cacheira y lleva a la fuerza el cocido de carnaval por estas tierras.

    Pues dale nombre al sitio Salomé, que no le haces mal a nadie, y, bien, seguro que si.

    besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada de eso, querido Marcelo: mucho mejor jugar a descubrirlo recorriéndose todos los mesones y bares del pueblo. Que el sector también sufre la crisis y de alguna forma habrá que paliarlo... Besos.

      Eliminar
  7. Mm!! Qué bueno. Este tipo de platos compensan estos días de fresco... Muy interesante. Tienes razón que actualmente no se hace mucho careta de cerdo, pero hay sitios que la hacen, y además estupenda.

    Saludos,

    inés.

    ResponderEliminar
  8. Es muy sabrosa la careta de cerdo, a mi me encanta

    un saludo

    pepe

    ResponderEliminar