" Hervás con sus castañares recoletos en la falda de la sierra, que hace espalda de Castilla, tus telares reliquias de economía medieval que el siglo abroga, y en un rincón la sinagoga en la que la grey se reunía, que hoy añora la verdura de España, la que regara con su lloro, -de él no avara- el Zaguán de Extremadura"
(Miguel de Unamuno)


Os invito a que emprendamos juntos un viaje gracias al cual esperamos llegar a conocer mejor el Barrio Judío de Hervás y su patrimonio histórico y cultural en general. Porque sólo protegemos lo que amamos, y sólo amamos lo que conocemos.

Seguidores

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

domingo, 30 de agosto de 2009

AMANECER


     Apenas el sol sale, la vida comienza en el Barrio Judío. Las puertas que permanecieron cerradas durante la noche se abren para dejar entrar el aire y la luz del día en las casas. El olor a limpio inunda las calles empedradas por las que los hervasenses, cristianos y judíos, han deambulado durante siglos. Los ecos de sus pasos parecen resonar aún sobre los adoquines.
     Por las puertas entornadas escapan el sonido del trajín matutino y el aroma del detergente. Una vez se da por concluida la limpieza del propio hogar, el agua jabonosa corre también por las calles. Cada vecina adecenta el acceso a su vivienda y riega sus flores. Porque en el Barrio Judío una casa sin flores, o sin un canario que le cante al nuevo día desde una jaula colgada en la fachada, apenas parece una casa.
     Junto a algunas puertas, en los cubos de plástico la colada flota indolente al sol cual pálida alga, blanqueándose como lo hacía antaño, cuando aún no se habían inventado los modernos quitamanchas.
     La actividad es constante, pero las tareas se ejecutan con sosiego. Aún hay espacio para la serenidad. Los quehaceres diarios todavía dejan tiempo para saludar cordialmente a cuantos pasan por la calle, para acoger al extraño. Quizá también para sentarse a la puerta de casa a charlar con las vecinas o para vender aguardiente de cerezas o de higos, tal vez vino de pitarra, a los transeúntes más avispados, los que aún buscan el sabor de la tradición en el fondo de un vaso o un plato.

2 comentarios:

  1. Leyendo la descripción que nos haces me has recordado todas esas sensaciones en mis paseos veraniegos por Hervás, tal y como tu nos cuentas.

    Cuanto envidio desde la gran ciudad esa "actividad sosegada" tan común en los pueblos.

    Gracias por ello Salomé.

    Por cierto: cuantas veces he intentado fotografiar esa fuente, con las casas y las escaleras al fondo de la calle y aún no he conseguido la foto que yo quiero?: seguiré intentándolo.

    ResponderEliminar
  2. Aunque la corriente no cese, la fuente no se mueve. Ya sabes, seguirá esperándote. Besos.

    ResponderEliminar